Sí es posible reinventarse durante la pandemia

Sí es posible reinventarse durante la pandemia. Esta empresa lo logró y hoy es ejemplo de innovación y generación de empleo

Reinventarse fue la orden tácita que trajo la pandemia. Mónica Romero, gerente de Cleaner, hizo eco de este concepto y en plena crisis ideó un modelo alternativo que redefinió su empresa y generó más de 200 puestos de trabajo.

Hace diez años esta abogada renunció a su trabajo como asesora en el sector público y privado para aventurarse como empresaria independiente. Un camino desconocido que le dio la posibilidad de sacar a flote su talante de mujer y madre cabeza de familia.

Aceptó asociarse con Cleaner S. A., una empresa que desde hace 30 años ofrece servicios de aseo, mantenimiento y cafetería. Desde su rol de gerente planificó nuevas estrategias y vio cómo en los últimos seis años la empresa tuvo un crecimiento exponencial, que la posicionó entre las cinco más grandes compañías de su sector, con cerca de 4.500 colaboradores y cobertura nacional en los 32 departamentos de Colombia.

La llegada de la pandemia, en marzo de 2020, acabó con esa época de prosperidad y lo cambió todo. “Teníamos muchos contratos, pero por las medidas del confinamiento la mayoría de nuestros clientes redujeron operaciones o se vieron obligados a cerrar sus negocios. Como el 85 por ciento de nuestro personal son madres cabeza de familia, población vulnerable y víctimas del conflicto armado, a las que les hemos dado la posibilidad de acceder a un empleo digno, inmediatamente pensé: no podemos dejarlas a todas ellas sin trabajo”.

Con eso en mente, creó en mayo pasado Acertar Servicios Integrales, una empresa filial de Cleaner, pero a menor escala, la cual se ajusta a las necesidades de microempresas y amas de casa que buscan contratar por días o a medio tiempo. Paralela a esta iniciativa, y para evitar la tercerización en su cadena de producción, comenzaron a capacitar a sus empleadas tanto en la fabricación de líquidos desinfectantes como en la confección de uniformes de dotación para ambas empresas.

El tercer pilar fue romper con el paradigma del trabajo enfocado exclusivamente en mano de obra masculina e involucraron a las mujeres en procesos de desinfección por aspersión, un servicio de alta demanda en tiempos de coronavirus. “Todas ellas han demostrado ser muy eficientes en esta labor, porque también lo pueden hacer si se les da la inducción y capacitación adecuada”.

De esta manera, Acertar Servicios Integrales amplió el abanico de posibilidades y fue un modelo exitoso. En menos de un año, cerca de 200 personas –de ellas 90 por ciento mujeres– no solo fueron vinculadas, reintegradas o continuaron con su trabajo, sino que además se les dio la oportunidad de aprender nuevos oficios.

Mientras tanto, Cleaner sigue funcionando normalmente, eso sí con su operación y nómina un poco más reducidas por efectos de la pandemia. Actualmente tiene 2.500 empleados. Frente a esto, Mónica Romero afirma: “¡Claro, se nos está quedando mucha gente por fuera!, pero ese es justamente el reto, cómo podemos mitigar la crisis a través de alianzas o creando una red con otras empresas para buscar soluciones conjuntas”.

Cleaner y Acertar trabajan en un plan de contingencia para ello. La idea es que así haya una suspensión temporal de contratos, puedan seguir pagando la seguridad social de sus antiguos empleados y que ellos tengan la certeza de contar con servicio médico. “Tenemos toda la intención, el propósito y el amor de poder ayudarles a través de Acertar. Esperamos que las condiciones sean las más favorables, que podamos fortalecer nuestro músculo financiero y así poder cumplir con esta meta”, concluye.

También te puede interesar

Abrir chat